Notas

Entrevista radial con "Santiago Giordano". Radio Folclórica Nacional. Ciudad de Buenos Aires

 
Entrevista radial para el programa radial "Tango que fuíste y seras". Ciudad de Rosario

 

Entrevista radial para el programa "Fractura expuesta". Radio Madres. Ciudad de Buenos Aires.


Entrevista radial para el programa "Elías de radio". Radio AM 690. Ciudad de Buenos Aires.




----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

espectaculos
JUEVES, 5 DE NOVIEMBRE DE 2015
MUSICA › EL GRUPO PIRAÑA PRESENTA ESTA NOCHE LARVAS (CANCIONES PARA CASTELNUOVO)

Crónicas musicales de la marginación

El disco y el espectáculo están integrados por canciones que rescatan historias de niños alojados en un reformatorio, incluidas en el libro Larvas, de Elías Castelnuovo. Melodías sugerentes, con cierto aire de tango y de orilla, para reflejar una dura realidad.

 Por Karina Micheletto
Daniel Frascoli, Romina Grosso y Pedro Fernández Mouján. El show será hoy a las 21 en El Popular.
Imagen: Arnaldo Pampillón.
Siete canciones que parten de siete historias de niños alojados en un reformatorio; que parten, a su vez, del libro Larvas, de Elías Castelnuovo, uno de los más destacados miembros del Grupo Boedo, y que parten, a su vez, de la realidad que el escritor y periodista uruguayo vivió como maestro de un reformatorio, en las primeras décadas del siglo pasado. De allí partió Piraña, un grupo que reunió a Romina Grosso en la voz y las letras, Daniel Frascoli en guitarra y composición, Mauro Vignetta en clarinete, Pablo Ferrante en contrabajo y Pedro Fernández Mouján como letrista, alrededor, justamente, de estas historias de Castelnuovo. O, más precisamente, de lo que les despertaron esas historias duras, ya desde el título del libro. El resultado es Larvas (canciones para Castelnuovo), que será presentado hoy a las 21 en El Popular (Chile 2080). Canciones tan melodiosas como sugerentes, con cierto aire de tango y de orilla, un marco justo, original y potente para estas historias que son contadas desde los años 20 y 30, pero que siguen resultando perturbadoramente actuales.
Uno de los aciertos de Piraña es, justamente, encontrar el tono y crear el clima justo para abordar esa época, ese autor y esa temática, con melodías bellas y cierta sordidez mansa, cruzada por la voz de Grosso, lánguida y tierna a la vez. Las letras suman también a este clima, logran contar esas historias sin rebusques, bien plantadas. Se suma en un recitado, “desdoblando” una de las historias, Juan “Tata” Cedrón, estética y afectivamente cercano a esta propuesta (Frascoli es uno de los integrantes del Cuarteto Cedrón, y las canciones de este disco comenzaron a surgir en “el después” de su ya tradicional espectáculo El puchero misterioso y después, para consolidarse luego en el Club Atlético Piraña, de Parque Patricios, ganando allí su nombre el grupo).
Los integrantes de Piraña llegaron a Castelnuovo por un libro que editó la Biblioteca Nacional, en su colección Los Raros. “Queremos destacarlo porque es muy bueno el prólogo, es muy buena la colección. Nos parece interesante este rescate que hace la Biblioteca Nacional de un autor importante y olvidado, volviendo a ponerlo en circulación”, destacan los integrantes de Piraña.
Caruncho, Ana María, Mandinga, Amarrete, Pestolazzi, Guitarrita y Frititis son los protagonistas de las historias y las canciones de Larvas. A través de ellos Castelnuovo recrea la infancia violentada de estos chicos del Reformatorio de Niños Abandonados y Delincuentes de Olivera, en la provincia de Buenos Aires, donde el escritor había sido maestro en la década del 20. Los integrantes de Piraña cuentan que visitaron ese gran edificio, ubicado en un predio de cien hectáreas, que está siendo recuperado por el Ministerio de Desarrollo Social para diversos emprendimientos. Las fotos de arte del disco, de hecho, fueron tomadas en ese lugar donde nacieron las historias. Grosso –cantante y compositora, además de periodista, quien, desde una veta más rockera y urbana, lideró anteriormente el grupo Romina y los urbanos– fue la primera que dio con este libro, y la que lo fue pasando o regalando, entusiasmada, al resto de los integrantes. “Así apareció ‘Guitarrita’, la primera de las canciones. Y después ‘Mandinga’, que es una historia muy fuerte, porque el nene termina matando a otro en el reformatorio. Pero cuando la escribí preferí no abordar esa parte más negra de la historia, me tomé la libertad de ir por otro lado”, cuenta.
Cuando Grosso le regaló el libro a Fernández Mouján –compañero de trabajo en la Agencia Télam–, éste se sumó como letrista en otros temas. Hay letras que siguen con cierta exactitud la historia del libro, como la de Carucho, que abre el disco, cuenta el periodista. “Otras no: ‘Amarrete’, en el libro, es un pibe que no quiere a nadie, y lo único que puede hacer son negocios. Arregla cosas, es muy creativo, pero su única garantía es el dinero. En la canción traté de imaginarlo de grande, cómo sería ese Amarrete metido en la vida. Pestolazzi es un pibe que se pregunta todo el tiempo por qué mi vieja me dejó acá, la espera constantemente, hasta que un día la madre llega. La canción, finalmente, fue más centrada en la madre que en el chico. En cada caso tratamos de ver por dónde podíamos entrarle a las historias y transformarlas en algo cantable, que recuperara una poesía nuestra”, comenta.
–¿Qué encontraron en la literatura de Castelnuovo como punto de partida para el grupo y para el disco?
Romina Grosso: –Fue un descubrimiento feliz. Digo “descubrimiento” porque no lo conocíamos, tal vez nos sonaba de nombre, pero no habíamos tenido oportunidad de leerlo. Cuando esta edición de la Biblioteca llegó a mis manos, fue una conmoción: son historias tremendas, y muy actuales.
Daniel Frascoli: –Castelnuovo fue muy exitoso en su momento, el de Boedo fue el primer grupo literario en la Argentina que se propuso una literatura política. Castelnuovo y este grupo tratan de hacer una literatura que capte a la clase obrera, le disputa su público al folletín, lo quiere ganar desde la literatura. A partir de ahí surge como proyecto literario, y se convierten en escritores muy populares. Pero, a diferencia de otros integrantes como Alvaro Yunque, Castelnuovo no fue tan recordado.
Pedro Fernández Mouján: –Esa idea de rescatar un escritor olvidado, que es la misma de la colección donde apareció el libro, fue interesante para nosotros. El desafío fue transformar esas historias, que son de varias décadas atrás, en canciones que suenan hoy, pero con esa marca de origen.
–¿Y cómo encararon esa adaptación?
D. F.: –Larva es un libro tremendo, Castelnuovo buscaba mostrar el asco del capitalismo, el desastre que es esta sociedad, con esos pibes sufrientes, algunos malos, como Mandinga, con una historia tremenda atrás y tremendo él también. Y en ese sentido los suyos son relatos desgarrados, sin contemplaciones. Nosotros los tomamos con otro enfoque, más pasado por el cariño y una cierta cercanía, una dimensión afectiva, digamos, atravesada por la experiencia del peronismo que llegó después en la Argentina.

------------------------------------------------------------------------------------------------------



EL GRUPO PIRAÑA, EMERGENTE DE LA MÚSICA PORTEÑA, AFIRMADO EN LA TRADICIÓN CRIOLLA Y CON EL RIGOR PROPIO DE MÚSICOS QUE CARGAN CON UN INTENSO RECORRIDO PREVIO, PRESENTARÁ SU PRIMER DISCO “LARVAS (CANCIONES PARA CASTELNUOVO)”, DONDE RECREA LAS HISTORIAS DE UN LIBRO DE UNO DE LOS FUNDADORES DEL GRUPO BOEDO EN LOS AÑOS 20, EN EL TEATRO EL POPULAR, CHILE 2080, EL JUEVES 5 A LAS 21.



Piraña -que lleva su nombre en honor al club de Parque Patricios- está encabezado por la cantante Romina Grosso, el guitarrista Daniel Frascoli, y el periodista y escritor Pedro Fernández Mouján.

Se trata del ámbito natural para el espaldarazo del proyecto ya que en esta sala se presenta todos los viernes a las 20.30 el Cuarteto Cedrón con su espectáculo “El Puchero Misterioso y después…”, en el que -en una suerte de yapa de cada noche- Piraña -que se completa con el clarinete de Mauro Vignetta y el contrabajo de Mailén Esquivel- viene entregando adelantos de “Larvas”.

"Venimos participando en este espectáculo que lleva al frente el Tata Cedrón, quién además de ser un referente necesario para nuestra cultura, tuvo la generosidad de brindarnos un espacio donde las canciones crecieron y fueron madurando”, explicó Frascoli, guitarrista y director musical de Piraña.

En su nuevo y original camino, Piraña evoca musicalmente historias sencillas, ásperas, que asumen la forma de una canción inspiradas en el libro “Larvas” (1931), donde el escritor uruguayo Elías Castelnuovo recrea la infancia violentada de un grupo de chicos del Reformatorio de Niños Abandonados y Delincuentes de Olivera, provincia de Buenos Aires, donde el escritor fue maestro hacia 1920.

En las horas previas al estreno formal de “Larvas”, Télam dialogó con Piraña y sus integrantes reflexionaron sobre el proyecto en marcha.

- Los textos de Castelnuovo tienen la marca de su tiempo histórico y de un movimiento estético de época. ¿Eso supone alguna dificultad o alguna característica particular en la extrapolación de esas historias a este tiempo? ¿Cómo se trabajó la composición en relación con la fidelidad o la distancia con respecto a los textos originales?
- PFM: Cada voz es hija y esclava de su época. El Grupo Boedo, que fundó Castelnuovo es el primer colectivo de política revolucionaria de la literatura argentina y nace inspirado en las ondas expansivas de la revolución bolchevique de 1917. Como programa político, el grupo Boedo busca disputarle al folletín su público lector y al mismo tiempo transformar la conciencia de los proletarios a través del arte (cuentos, novelas, teatro pero también plástica). En ese marco Castelnuovo propone una literatura que exhibe y pone de manifiesto todas las violencias y las lacras sociales del capitalismo podría decirse que “sin anestesia”. Es en ese contexto que aparece "Larvas", publicado en 1931.
"En cuanto a nosotros, desde este tiempo y luego de la experiencia del peronismo, que abrió una dimensión afectiva en la política argentina (hasta entonces inexistente) y la puso en primer plano, no pudimos menos que intentar acercarnos a esos pibes desangelados y violentados desde la cercanía del afecto, además porque los pibes de 'Larvas' son los mismos pibes marginados de hoy y la violencia del capitalismo del 30 es la misma que la de hoy."


- El registro en el disco pone en primer plano a la voz. ¿Cuáles son las razones de esa decisión?
- DF: Creemos, en gran parte, que en todo este último tiempo se están dejando de lado determinados sonidos, maneras de escuchar y reproducir que hacen a nuestra identidad. Queremos que la canción esté por encima de todo. En esta estructura la voz cobra un rol importante, por suerte el color de voz y la manera de cantar de Romi (Grosso), que trae consigo esos sonidos; nos hace estas cosas más cercanas y sentidas.
"Buscamos evocar maneras, encontrarnos con lo que traemos dentro y que entre generaciones se van sucediendo. Todos estos sonidos están presentes, nos llegaron, nosotros intentamos sostenerlos, sugerirlos, con los matices que fueron atravesándonos a todos hasta hoy. Como nos gusta decir: sonidos que reconocemos, sin pretensiones, de necesidad y curiosidad; abiertos a la inocencia y emoción."


- ¿Qué tradiciones musicales consideran que tienen afinidad con el sonido del proyecto de Piraña?
- DF: Consideramos que hay cuestiones que no están ligadas a lo estrictamente musical. Nuestros referentes (Carlos Gardel, Saúl Salinas, Cuarteto Cedrón, Buenaventura Luna, etcétera) no terminan cuando deja de sonar su disco: los seguimos en sus ideas, en sus maneras de marcar un rumbo, en lo que los rodea y saben observar la realidad de sus épocas, de allí aprendemos, de ellos nos llegan las cosas.
"También es importante destacar el lugar de Pedro Fernández Mouján y el natural devenir que nos lleva a tener dentro de los integrantes de Piraña a un letrista de igual manera que un músico, como además en los invitados que participan en el disco, tanto musicales como estéticos; están selladas esas tradiciones."


- Entre los referentes que mencionás, el Tata Cedrón participa en una de las canciones, ¿cómo fue su aporte?

- DF: Él aceptó la invitación de participar en el disco, tuvo la idea de adaptar el cuento que habla del personaje ´Guitarrita' y convertirlo en el relato que aparece en la grabación. Un gran acierto suyo, una perla en el disco que él se encargó de hacer brillar con su grandeza. Nosotros no podemos menos que escucharlo y emocionarnos.


- Los integrantes del grupo vienen de diferentes recorridos y nace Piraña con un disco “conceptual”, que acaso no es lo más común en el inicio de una formación. ¿Cómo imaginan la continuidad del proyecto Piraña?
- RG: Creo que este trabajo nos ayudó a plantear un punto de partida estético. Sin embargo no llegamos a “Larvas” de manera azarosa; todo lo contrario, llegamos a él por añadidura, a partir de inquietudes vinculadas a una forma de entender el arte y la vida, que son las mismas que nos van a seguir guiando en lo que vendrá. Hay un manojo de canciones propias y no propias que son parte de ese devenir y que se inscriben en la misma huella.
- PFM: El proyecto se piensa como un recorrido y una experiencia: lo central es el placer de inventar algunas cosas con sentido y resonancias para nosotros, pero vamos moviéndonos “al acaso”, sin previsiones, de hecho luego de “Larvas” surgieron otras canciones que adelantaremos el jueves 5 en El Popular, pero no hay nada preestablecido, si bien -obviamente- tributamos a un estilo y unas formas y está la voz de Romina Grosso como una de las marcas de Piraña.
"Alguna vez, mientras le dábamos forma al proyecto, Daniel dijo que le gustaba pensar a Piraña como un club (de hecho, Piraña es un club de parque patricios y de ahí nació el nombre) con gente que puede entrar y salir, venir atraída y hacer su aporte, algo elástico".

No hay comentarios: